iso25000.com

Cada día son más las organizaciones que muestran interés en asegurar o controlar la calidad del producto software, y aunque cada una de ellas tiene características que las diferencian del resto, de manera global se pueden clasificar en alguna de las siguientes categorías:

  • Organismos de las Administraciones Públicas, que tanto a nivel estatal como autonómico o local, cada día externalizan más el desarrollo de software a otras empresas o factorías de software, y que necesitan disponer de un control de calidad que les permita verificar que el software que reciben cumple los requisitos mínimos de calidad exigidos y además poder de esta manera gestionar de forma adecuada los acuerdos de nivel de servicio pactados con los proveedores.
  • Empresas de software que externalizan, ya sea bajo el método del nearshoring o bajo el método del offshoring, parte de sus procesos de desarrollo de software, y que deben controlar también de forma continua la calidad del software que reciben.
  • Factorías y empresas desarrolladoras de software que están interesadas en disponer de un mecanismo que les permita asegurar la calidad del software que fabrican.
  • Factorías y empresas desarrolladoras de software que están interesadas en asegurar a sus clientes, mediante una verificación y validación independientes, la calidad de los productos que les están entregando.

Motivos para la evaluación

Independientemente de lo anterior, son muchos los motivos por los que una organización puede estar interesada en implantar un sistema de control de la calidad del producto bajo la familia de normas ISO/IEC 25000. Entre los más destacados se pueden incluir:

  • Diferenciarse de los competidores, asegurando tiempos de entrega y reducción de fallos en el producto tras su implantación en producción.
  • Poder establecer acuerdos de nivel de servicio, definiéndose determinados parámetros de calidad que el producto debe cumplir antes de ser entregado.
  • Detectar los defectos en el producto software y proceder a su eliminación antes de la entrega, lo que supone un ahorro de costes en la fase de mantenimiento posterior.
  • Evaluar y controlar el rendimiento del producto software desarrollado, asegurando que podrá generar los resultados teniendo en cuenta las restricciones de tiempo y recursos establecidas.
  • Asegurar que el producto software desarrollado respeta los niveles necesarios para las características de seguridad (confidencialidad, integridad, autenticidad, no-repudio, etc.).
  • Comprobar que el producto desarrollado podrá ser puesto en producción sin poner en compromiso el resto de sistemas y manteniendo la compatibilidad con las interfaces necesarias.

Resaltando los beneficios de evaluar el producto software en función de la tipología de organización, podríamos destacar dos: las empresas que desarrollan software y las organizaciones que adquieren software. En la siguiente figura se enumeran estos beneficios:

Motivos para evaluar el producto software

Lista de Correo





Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.